El fin del motor de combustión

Publicado en la revista Talleres en Comunicación Nº290

La comisión Europea ha hablado, en 2035 estará prohibida la venta de vehículos nuevos con motor de combustión, incluidos los híbridos, momento en el que será el principio del fin de los coches tal y como los conocemos actualmente, y de las gasolineras, de los talleres mecánicos, y del sector del aftermarket en general, ya que con una vida media de 12 años, en 2050 prácticamente todo el parque de turismos y furgonetas de Europa será eléctrico, y eso también incluye a España, que aunque siempre seamos diferentes, esta vez no nos escapamos.

Así que de este modo, la sentencia de muerte de los motores diésel y gasolina para automoción se ha firmado, y todos seremos testigos de excepción, principalmente nuestro sector, el cual vivirá la mayor disrupción (aunque muchísimo más vertiginosa) desde principios del siglo XX cuando el motor de combustión sustituyó al coche de caballos, e igual que los herreros de antaño tuvieron que dejar de cambiar herraduras y reparar carruajes, para aprender a ajustar esas máquinas infernales que hacían tanto ruido y lo llenaban todo de humo, los mecánicos de hoy deberán aprender a reparar los acumuladores de energía y los motores eléctricos, aparcando sus recelos y dejando a un lado sus conocimientos y experiencia que tanto les ha costado conseguir, y nótese que dije deliberadamente “mecánicos de hoy” y no del mañana como suele ser lo habitual ya que todos los profesionales del automóvil que actualmente están en activo y que dentro de 12 años aun pretenden seguir trabajando son los que tendrán que ponerse al día, y aquellos que se nieguen a admitir el cambio se quedarán sin lugar en el negocio de la posventa, se puede decir más alto pero no más claro.

En ocasiones, cuando se habla de fechas “lejanas”, la mente es incapaz de hacerse una idea de cuanto tiempo es realmente, lo mismo pasa cuando se trata de distancias muy largas, en la que si no se hace una comparación con algo “familiar” o común, es complicado para nuestro cerebro trabajar con esas cifras, de ahí que en astronomía se hable de “años/luz” en lugar de miles de billones de kilómetros, o los tamaños se comparan visualmente superponiendo los planetas uno sobre otro para ver lo insignificantes que somos… en esta ocasión, hablar de 2035 puede parecer lejos, pero si digo lo siguiente seguro que queda muchísimo más claro: “si te compras un coche nuevo hoy, y lo mantienes durante su vida útil, ese será tu último coche de combustión que vas a tener”

Y como he dicho, este cambio afectará a todos los que de algún modo tenemos relación con el automóvil, fabricantes de vehículos, de componentes, distribuidores especialistas en motores, inyección, encendido, talleres mecánicos… e igual pasará con las gasolineras que verán menguado considerablemente su negocio, las cuales gran parte de ellas cerrarán, muchas adaptarán su negocio a electrolineras, y otras continuarán funcionando mientras el motor eléctrico no llegue también a los camiones (que llegará y no se demorará mucho más que para el grupo auto).

Un nuevo capítulo comienza en nuestro sector, y al igual que en toda buena novela, primero debemos concluir el actual para dar paso al siguiente, los nervios y la incertidumbre se ciernen sobre nuestras cabezas pero se trata en esta ocasión de un libro con los próximos capítulos todavía en blanco, con sus páginas listas para ser escritas por nosotros, sus protagonistas.