Adaptarse al nuevo entorno

Publicado en la revista Talleres en Comunicación Nº294

Siempre he procurado ser optimista, los que han trabajado conmigo pueden dar fe de ello, tanto que incluso he llegado a estresar a aquellos que no lo son y les superan las circunstancias, pero la realidad se impone y no me queda otra que recordar una frase que me dijeron hace tiempo: “siempre se puede cavar”.

En el 2011, durante la gran crisis económica, hablando con un cliente le dije “mira el lado bueno, una vez estamos en el fondo del pozo, solo podemos ir hacia arriba”, y con una sonrisa y acento murciano me dijo “Jorge, siempre se puede cavar”, nos reímos los dos, pero al año siguiente todos sabemos lo que sucedió, la economía se hundió y yo me acordé de aquella frase premonitoria.

En estos 2 últimos años, hemos estado en una montaña rusa constante de parecer que salimos pero volvemos a caer. Cuando estábamos celebrando que habíamos dejado atrás por fin aquella gran recesión, todo se paró, cuando el mundo volvía a retomar el ritmo y salir de sus confinamientos el canal de Suez se cerró, las fábricas de automóviles que habían vuelto a abrir tras los confinamientos tuvieron que volver a cerrar por falta de semiconductores. Mientras los costes de los fletes se dispararon y cuando ya habíamos dado por “bueno” los retrasos, el precio de la energía comenzó a subir sin control incidiendo directamente en las cuentas de nuestros negocios.

Los precios de los fletes y problemas logísticos se hicieron patentes en los productos provenientes de Asia, y los países de Europa del Este dijeron “¡Eh! Que aquí también hay producto, y no tenemos ese problema”, todo solucionado, transporte más barato que desde China y más rápido, además estamos terminando el COVID, y entonces Putin invade Ucrania, la cadena logística de esos países se interrumpe y los precios de los carburantes se disparan. A estas alturas ya no te puedes confiar y aunque algo vaya mal siempre se puede cavar.

Parece una racha de mala suerte, pero la explicación viene dada porque vivimos en un entorno VUCA, y a nuestro sector de la posventa y en especial a la distribución (que vive de la logística y la fabricación de productos de alta tecnología) no le queda otra que adaptarse a una velocidad a la que no está acostumbrada.

VUCA viene de las palabras inglesas VOLATIL, INCIERTO, COMPLEJO, y AMBIGUO. La sociedad actual se escapa a nuestro control, está en cambio constante y continuo, las predicciones suelen fallar más que el estudio de intención de voto del CIS, con unos niveles de complejidad altísimos provocados por la globalización en la que 7 mil millones de personas interactuamos entre nosotros, y donde una única respuesta puede tener varios significados, y estaréis de acuerdo conmigo en que lo que está sucediendo año tras año no es ni predecible, ni normal, ni estándar, y todos los planes estratégicos se han tenido que cambiar varias veces en el mismo año.

Ante todo ello y lo que vendrá (me da miedo imaginarlo, solo nos quedan alienígenas y meteoritos -que por cierto viene uno para mayo-) recomiendo a la familia del aftermarket afrontarlo DÍA A DÍA con convicción, con una estrategia pero poniendo el foco a corto plazo, primero de todo con una correcta visión de futuro, analizando los datos siempre actualizados minuto a minuto (la información es poder y para ello nos podemos apoyar en el BigData y software de análisis de mercado), buscar que los equipos estén unidos, con personal comprometido, con actitud, talento, y ágiles ante los cambios, y los responsables deben estar siempre preparados para liderar en cualquier momento una respuesta rápida y eficiente ante los imprevistos que atenten contra la estrategia de la empresa. Y no os penséis que es algo pasajero, esto ha llegado para quedarse, y tendremos que aprender a vivir en este nuevo entorno cambiante.

Nuestro sector, tecnológico pero tradicional, moderno pero sin grandes cambios estéticos de imagen o comunicación, acostumbrado a hacer lo que siempre se ha hecho porque si funciona para que cambiarlo, tenemos una oportunidad de comenzar la adaptación al cambio que requiere este nuevo entorno, este mes es Motortec, donde estaremos todos juntos durante una semana, 4 días para buscar alianzas, colaboraciones, y apoyos porque unidos seremos más fuertes cuando vengan los aliens.